Longbow BRE, de Lignum Vitae Bows

 

519e65d2-ec72-40d4-8d74-520ee10a0821

Mi amigo César Bermúdez Blanco es un hombre enamorado de la madera desde su más tierna infancia. Incluso se alejó de su hogar en busca de la formación que necesitaba para poder hablar de tú a tú con tan nobilísimo material, atraído sin duda por la peculiar fragancia de un pino recién cortado o por el embrujo de las magníficas vetas del nogal español.

Como es lógico, y de momento, las facturas las sigue pagando su profesión, que le ha llevado a lugares como Mondoñedo, para trabajar nada menos que en la restauración de su catedral, lo que habla alto y claro sobre su calidad como carpintero y como ebanista. Pero la última aventura de César, siempre en pos de su amada madera, ha sido embarcarse en la fabricación artesanal de arcos: se ha propuesto convertirse en lo que los americanos denominan master bowyer y nosotros, en traducción difícil por inexacta, llamamos maestro arquero, cuando debíamos decir, más bien, maestro artesano arquero. Pero se entiende a la perfección lo que queremos significar, ¿verdad?

Brujuleando por internet a la búsqueda de contenidos para este mi blog, “La Última Frontera”, así como para mi página en Facebook, “Punta de Caza”, me topé con los posts de Lignum Vitae Bows, marca bajo la que opera el amigo Bermúdez. Inmediatamente atrajeron mi atención la variedad y la originalidad de las aportaciones de César. Mostraba una preocupación muy difícil de encontrar en según qué ambientes por asuntos tan dispares como el lenguaje y el bagaje cultural, literario y social de la caza y el tiro con arco, alejándose del autobombo tan habitual en las páginas comerciales. Manifesté mi interés por este modo de hacer las cosas y, en una iniciativa que creo que es única entre nosotros, me llamó poco después para ofrecerme gentilmente probar uno de sus arcos sin condición alguna, proposición que acepté encantado. Y en eso estamos, en poner negro sobre blanco las sensaciones que el arma me transmitió.

IMG_4687Nada más salir de la caja, uno puede apreciar las airosas líneas del BRE, que así se denomina este primer modelo de la factoría. Se trata de un híbrido americano de 68 pulgadas que intenta resumir en su propio nombre la filosofía que quiere impregnarle: Básico, Resistente y Eficaz.

Desde luego, no es un arco de apariencia sofisticada. El cuerpo está realizado en un solo bloque de madera de jatoba, una opción de calidad, con dureza y fiablidad. Es algo difícil de trabajar pero resulta una elección ideal para quienes buscan una madera resistente a buen precio. En Europa y Norteamérica su principal uso es el de la fabricación de suelos o tarimas. Es conocida en estos sitios como Brazilian Cherry (Cerezo de Brasil) dado el parecido que ambas maderas presentan al envejecer.

El cuerpo carece de adornos, abonando la citada filosofía del modelo. No obstante, el acabado presta atención al detalle, aunque he de decir que, después de un centenar de tiros, el barniz presentaba pequeñas imperfecciones en algunos puntos del arco, de manera que creo que ese es un asunto que hay que mejorar, amigo César. Tampoco me gustó el vinilo que porta el bello logo de la casa, alojado bajo el barniz, pero cierto es que son manías de arquero viejo.

No obstante, debo mencionar con respecto a esta cuestión, que el arco, con las prisas, me llegó a casa recién barnizado, por lo que quizá su acabado aún no estuviera debidamente curado. Hago este apunte porque me parece lo correcto.

Las palas son laminadas, realizadas con fibra de vidrio y madera de fresno. Por lo demás, y abundando en la resistencia del producto, lo cierto es que el recubrimiento utilizado presenta, salvo la excepción arriba citada, un alto índice de resistencia al desgaste y frente a los rayos UV. Los tips están reforzados para soportar la particular resiliencia del Fast-Flight y el arco se entrega con dos cuerdas.

El fistmelle recomendado por el fabricante se halla entre las 6 y las 7 pulgadas. Personalmente, lo ajusté a 7 y no tengo nada que objetar ni al rendimiento ni al ruido producido por el arco, que no fue excesivo si tenemos en cuenta que lo usé sin silenciar.
En cuanto a la tercera de las características predicadas por el arco, su eficacia, debo decir que efectivamente el arma no salta en la mano, no produce ese molesto hand-shock tan común entre arcos de diseño pobre, defecto que se vería aumentado por la posición que adopta la muñeca en un longbow como este, evolucionada hacia el semi grip, o de apoyo localizado. Esta localización es más ergonómica que el apoyo clásico o de muñeca recta; es de corte bajo y guía poco la mano hacia su lugar de contacto, proporcionando, si está correctamente trabajado, empuñaduras muy estables.

IMG_4686El tiro no es brusco y el arco se mueve en la mano lo justo. Agrupé muy dignamente a unos treinta metros a los pocos minutos de utilizar el arco, con la espalda ya caliente.

La apertura es suave y progresiva, sin duda favorecida por las dimensiones del modelo. Aunque pueda resultar algo incómodo para cazar al aguardo, por ejemplo, la docilidad de un longbow de esta envergadura me resulta francamente agradable, porque perdona, además, algún que otro error en la suelta. Adjunto el test realizado.

BRE-prueba-Mariano

El modelo que probé daba 40 libras a 28 pulgadas, potencia razonable para cazar menor y especies de mayor de piel blanda, e ideal para la práctica del recorrido de caza.

Durante la prueba de velocidad utilizamos flechas de madera en todos los casos, salvo las de 400 grains de peso, que era de aluminio, y los resultados fueron los que a continuación os expongo:

345 grains pluma de 4” punta de 70 grains 170 fps.
400 grains pluma de 3” punta de 90 grains 159 fps.
431 grains pluma de 4” punta de 100 grains 156 fps.
459 grains pluma de 4” punta de 100 grains 153 fps.
515 grains pluma de 4” punta de 125 grains 146 fps.

Se trata de las magnitudes que serían de esperar, en términos generales, en un arco de estas características. No he encontrado nada sorprendente en este modelo, pero sí es cierto que pasa con notable dignidad las pruebas clásicas y que cumple con las expectativas que ofrece el fabricante a un precio razonable.

IMG_4689.JPG

En conclusión, creo que el BRE de Lignum Vitae Bows es una buena opción para quienes deseen iniciarse en las disciplinas propias de la arquería tradicional utilizando un híbrido americano, pagando por el arco un precio adecuado.

No quisiera acabar este breve análisis sin agradecerle a César Bermúdez Blanco todas las facilidades que ha dado para la ejecución del mismo y su gentileza al contar conmigo para ello.

Un abrazo y buena caza, amigo César. Estás en el camino correcto, sin duda.

Mariano Gómez García

 

Anuncios

Acerca de Leizael

Abogado, juntaletras, cazador arquero apasionado... y muy poca cosa más, creo.
Esta entrada fue publicada en Viajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s