Cazando desde un blind elevado.

climbing-buck-palace-hunting-blind-stairs_f4256f05-7a75-4d41-8b57-33a92b7761e7_2000xMuchos de nuestros compañeros de afición pasan la mayor parte del tiempo que dedican a la caza sentados sobre tree stands portátiles y de los modelos más ligeros a los que les sea posible acceder. Pese a las ventajas que ofrece su diseño, es precisamente ese factor el que los convierte en chismes francamente incómodos. La desagradable verdad es que tampoco existen muchas otras opciones, como no sea la de cazar desde el suelo, situación esta que comporta claras desventajas si la comparamos con la anterior, a pesar de lo cual otros muchos cazadores -entre los cuales me incluyo- prefieren acechar a sus presas con los pies firmemente asentados sobre la tierra. Para gustos, colores.

Pero existe una opción intermedia, por así decirlo, que podría conjugar lo mejor de ambos mundos: cazar desde un blind cerrado y situado a determinada altura. Me parece que ya sufrimos bastante cazando con arco como para no lanzarnos como gatos monteses hambrientos sobre una oportunidad de cazar con algo más de comodidad en cuanto la distingamos.

Hay que admitir, no obstante, que se produce una cierta desconexión cuando te encuentras sentado en una de estas pequeñas cabinas, como casas en miniatura, esperando a un venado o a un jabalí. No estás expuesto a los elementos e incluso las mejor diseñadas de ellas cuentan con una ventana que solamente te ofrece una parte de la vista de la que puedes disfrutar desde un tree stand normal. De todos modos, lo que perdemos en ángulo de visión lo ganamos en libertad de movimientos. Puedes tomarte un cafetito sin un miedo excesivo a ser visto o estirarte tranquilamente sin preocuparte por el movimiento a realizar. Y, aceptémoslo, al ir cumpliendo años el hecho de encontrarte lo más cómodo posible durante tantas horas como seas capaz de aguantar cazando es algo francamente muy valioso, un factor a tener muy en cuenta, sin duda alguna.

Los mejores blinds de este tipo están diseñados perfectamente, aunque resultan algo caros; no obstante, creo honradamente que la inversión puede merecer la pena. Si te parece interesante cazar desde uno de estos puestos, lo primero y principal es repasar muy detenidamente los puntos calientes del coto, las rutas que utilizan las piezas para moverse, los comederos y bebederos y, en general, cualquier otra zona que por una u otra causa resulte interesante para nuestras presas. Y lo digo porque, una vez instalados firmemente, no apetece nada de nada tener que desmontar el blind y volver a empezar en otra localización distinta. Escoge la situación del puesto con tranquilidad y sin prisa. Un buen comienzo puede consistir en colocarse cerca de un comedero, siempre y cuando situemos el invento de forma que no carguemos los vientos dominantes, obvio es decirlo. Este tipo de montaje es muy adecuado también para cazar con arma de fuego, que nos permite disparar sobre cualquier pieza que entre al comedero desde casi cualquier distancia.

Pero los cazadores arqueros planteamos las cosas de otra manera. Si colocarnos junto a un comedero es una buena idea, situarnos en la ruta que lleva hasta él es todavía una mejor opción. Si conocemos alguna mancha de vegetación o un punto específico que los animales utilicen para llegar hasta la comida, colocarnos a distancia de tiro en ese lugar es perfecto, y si hay algo de agua en las cercanías, entonces puede ser la bomba.

Recalquemos la importancia del agua. Hay quien prefiere un escenario que la contenga sobre cualquier otro panorama a la hora de cazar, con arco y sin él. Todos los animales necesitan beber a diario, y si el agua escasea, no hay mejor localización para un puesto que una buena charca.

Por supuesto, una vez que tengamos claro dónde colocar nuestro puesto, es igualmente importante considerar cómo llegamos hasta él y cómo salimos del mismo, extremos estos que muchas veces no reciben la atención necesaria pese a su trascendencia. Lo lógico, como podemos suponer, es aprovechar la cobertura natural de la zona para poder entrar y salir del blind de la forma más discreta y sutil posible, aunque no falta quien coloca su puesto en terreno abierto para poder ver más y mejor. En fin, cuestión de gustos. No hay que olvidar, sea cual fuere la opción que elijamos, que es necesario que los animales se acostumbren a la voluminosa presencia del puesto, presencia que sin lugar a dudas llamará su atención y despertará su curiosidad durante algunos días.

A continuación, y sin ánimo de exhaustividad -ni de hacer publicidad para nadie, palabra- os adjunto fotografías y direcciones web de los modelos más populares en los Estados Unidos.

Hasta otra y buena caza.

 

Una estupenda solución es la que ofrece Cabela´s con su modelo Blade ‘N’ Bullet, fácilmente desmontable. Sin duda, es la opción más barata de todas; pueden adquirirse toldos de repuesto y existen versiones mejor aisladas del mismo.

 

Southern Outdoor Technologies ofrece una excelente opción para nosotros con su modelo The Bow Condo.

 

 

Blind fabricado por Redneck Blinds. El tope de gama para cazadores arqueros es el Buck Palace Platinum 360, aunque hay muchos otros perfectos para nosotros y bastante más baratos.

Anuncios

Acerca de Leizael

Abogado, juntaletras, cazador arquero apasionado... y muy poca cosa más, creo.
Esta entrada fue publicada en Viajes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cazando desde un blind elevado.

  1. Arcodos dijo:

    Estupendo articulo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s